The Aetherius Society

El Concepto Cósmico

En este periodo significativo en la historia de la humanidad, los Maestros Cósmicos han decidido propagar un nuevo nivel de entendimiento y sabiduría a todos aquellos en la Tierra que están preparados.

Esta sabiduría de ninguna manera invalida o reemplaza la sabiduría dada a la humanidad en el pasado por grandes maestros como el Sri Krishna, el Señor Buda y el Maestro Jesús. Estos seres y varios más, también fueron Maestros Cósmicos de mundos avanzados enviados a la Tierra para ayudar a la humanidad de la mejor manera posible cuando ellos vinieron.

Las leyes básicas de la creación son eternas e incambiables. Sin embargo, el último avance científico de la humanidad ha permitido que los Maestros Cósmicos agreguen más verdades a las antiguas verdades espirituales y que revelen una mayor parte de la naturaleza verdadera del Universo en cual vivimos.

Nuestro Universo Revelado

Nuestro UniversoParemos e intentemos imaginar el Universo como lo hacen los Maestros—un Universo lleno de vida, lleno de potencial, lleno de Dios Sí Mismo.

Siglos atrás, la humanidad creía que la Tierra era el centro del Universo. Ahora sabemos que no lo es. La Tierra es un pequeño planeta entre miles de millones innumerables. Tomó siglos para que la humanidad aprendiera esto. Nuevas ciencias y tecnologías enteras tuvieron que desarrollarse para descubrir esto. Sin embargo, la humanidad en su conjunto continúa creyendo que somos el centro del Universo en un sentido espiritual.

La mayoría de los que viven en la Tierra y que piensan de maneras espirituales creen que aprendemos nuestras lecciones en la Tierra, nos perfeccionamos, y luego somos transportados de vuelta a Dios—lo que algunos llaman el cielo, otros Nirvana, otros la verdad absoluta—desde el hombre Terrestre al retorno a Dios, con nada en medio, nunca interactuando con el resto del Universo, como si no importara, como si no estuviera allí.

El Concepto Cósmico, como transmitido recientemente a la humanidad por Maestros avanzados, revela que éste no es el caso.

La verdad es mucho más magnífica, incluso increíble, pero lógica y extrañamente familiar al mismo tiempo.

La GaláxiaTodo está conectado. Todo tiene un propósito. De hecho, todo en el Universo está vivo. La tierra, la luna, el sol, las estrellas innumerables—todos están vivos, son Seres concientes avanzados, millones de años por delante de nosotros en la evolución, como nosotros estamos a millones de años por delante de los átomos, las moléculas y las células dentro de nosotros. Todos estamos en el camino de retorno a Dios, el Absoluto.

Cuando nosotros dominamos nuestras lecciones en la Tierra no nos reintegramos automáticamente con Dios. Seguimos adelante. Evolucionamos aún más. Continuamos a lo largo de nuestro viaje de retorno a Dios, aunque en realidad ya somos parte del Absoluto. Lentamente evolucionamos y crecemos acercándonos más y más a la Chispa de Dios dentro de nosotros.

Después de haber dominado nuestras lecciones en la Tierra, salimos del ciclo de la reencarnación. Nos construimos un cuerpo más sutil y duradero. En este punto algunos seres escogen permanecer en la Tierra para ayudar a sus hermanos y se hacen parte de la Jerarquía Espiritual de la Tierra, también conocida como la Gran Hermandad Blanca. Esta antigua Hermandad está compuesta por Maestros Ascendidos de todas las razas y religiones y consta tanto de mujeres como hombres, los cuales practican la magia blanca que es la magia de elevación espiritual. Otros seres, en cambio, progresan a otros Planetas dentro de este Sistema Solar viviendo en otros reinos o dimensiones. Estos seres avanzados, conocidos como Maestros Cósmicos, empiezan a ayudar a evolucionar a otros a lo largo de esta Galaxia.

Esta pauta continúa durante millones de años. En algún momento en el futuro lejano nos unimos con otras corrientes de vida para convertirnos en mejores seres y más evolucionados y así continuar el retorno a Dios Mismo.

Todo este tiempo estamos conscientes, sensibles, y vivos. ÉSTE es el Concepto Cósmico que nos traen los extraterrestres. Si contempla sobre este concepto encontrará que contesta muchas preguntas y une varias ideas que usted ya conoce intuitivamente.

El Sól y la TierraLa mayoría de las razas antiguas—la gente indígena—adoraba al Sol y la Tierra como Dioses avanzados. Ellos sabían instintivamente lo que la mayoría de los hombres y mujeres de hoy en día han olvidado. El Sol y la Tierra no están aquí por casualidad o por algún golpe de suerte de la naturaleza; son Seres avanzados y sensibles que han eligido ayudar a la humanidad y a otras innumerables corrientes de vida por medio de la experiencia para que puedan evolucionar. Nos proveen la energía y materia para que esto sea posible. Estos Seres avanzados, estos Dioses, lo hacen porque han aprendido a través del tiempo que todo es verdaderamente Uno. Han aprendido que las acciones más grandes son aquellas hechas en servicio a otros. Pasan Sus vidas enteras proveyendo energía a formas de vida más bajas ayudándoles a evolucionar y aprender.

Durante la última mitad del siglo 20, razas más evolucionadas entregaron a la humanidad este ampliado concepto de realidad, aunque pocos lo han aceptado. Ésta no es ni mucho menos la primera vez que hemos recibido la sabiduría de extraterrestres tan evolucionados. Las enseñanzas de Krishna, Buddha, Jesús, y muchos más, vinieron directamente de civilizaciones avanzadas con el fin de ayudar a la humanidad a seguir las Leyes Divinas.

Este nuevo paradigma cósmico ha sido dado en estos tiempos para mejorar las enseñanzas existentes, no para reemplazarlas. Procura traerlas en la edad de la ciencia y exploración espacial y para preparar a la humanidad para su siguiente paso en el camino de retorno a Dios—para preparar a la humanidad para la Nueva Era venidera.